La felicidad se halla en El Recreo

0
191
views

Javier, Alicia, María y Javier son el corazón de este espacio abierto a todos los públicos, donde puedes compartir, expresarte y crear a través de multitud de actividades. Su ilusión, cariño y dedicación a este proyecto ha hecho que El Recreo sea el sitio de encuentro, repleto de oportunidades que participan de una vida más alegre, completa y feliz.

Así que si alguna vez te has preguntado cómo conseguir la felicidad éste es tu sitio. Los chicos de El Recreo nos lo cuentan:

1.      ¿En qué momento deciden unirse profesionales del sector de la publicidad, de la filosofía, psicología y el diseño para crear el primer centro de la felicidad? ¿Cómo surge esta idea? ¿Os conocíais de antes?

El Recreo surge de nuestra propia necesidad. Todos queríamos embarcarnos en un proyecto vital en el que creyéramos para que nuestras vidas tomaran el sentido que queríamos. Llevábamos algún tiempo intentando ser más felices, más alegres y creativos, tener una vida más saludable pero algunos de nuestros trabajos y nuestros ritmos vitales no lo permitían por lo que decidimos dar un giro radical y crear el lugar del que tanto tiempo llevábamos hablando. Nuestras diferentes formaciones y visiones se conjugan a la perfección para dar vida a este centro, somos un equipo imparable. Y sí, nos conocíamos de antes, Raquel fue la que llegó más tarde a nuestras vidas, aunque entró pisando muy fuerte, pero Javier y Alicia son marido y mujer y María y Javier son amigos de la infancia. Somos como una especie de empresa familiar, nos queremos mucho los cuatro.

2. ¿En qué consiste el día a día del centro?

Pues cada día es diferente. Tenemos tres salas y un office por los que van pasando todo tipo de personas y de actividades. A El Recreo viene mucha gente a preguntar, a hablar con nosotros, a saber qué pueden hacer para ser felices, qué pueden hacer en un sitio tan bonito y a nosotros nos encanta atenderlos y aprender de ellos. Hay momentos en los que simultáneamente se está haciendo un curso de costura, otro de fotografía y también hay personas haciendo yoga. Es un hervidero de aficiones y de diversión, la verdad. Nos encanta cuando no para de entrar y salir gente y vemos cómo todo el mundo disfruta, está tranquilo y encantado. Entran desde jubilados a mamis con sus carritos, pasando por familias, parejas… la verdad es que es muy divertido trabajar aquí y ver todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

3. Vuestra oferta es muy variada y además está repartida en cuatro esferas “Diviértete”, “Muévete” “Descúbrete ” y “Realízate”. Tenéis desde talleres de costura hasta sesiones de meditación. ¿Hay algún elemento común en estas actividades que sea propicio a la felicidad?

Claro que hay elementos comunes, todo está unido y, de hecho, esa es la base de nuestra propuesta. Lo que proponemos en El Recreo es que es más fácil ser feliz si cuidas bien distintos aspectos cruciales de la vida. Es muy importante no centrarse en uno o en dos solamente y desatender los demás. Así, una persona que vive exclusivamente para su trabajo o alguien que sólo piensa en su familia y en las necesidades de sus hijos y no se tiene en cuenta a sí misma, u otro que está obsesionado con cultivar su cuerpo y no hace nada más, es muy difícil que se sientan satisfechos con su vida.

En El Recreo promovemos el equilibrio, por eso ofrecemos actividades y talleres relacionados con el desarrollo de cuatro áreas muy importantes de cada ser humano. Las hemos llamado: Muévete, Diviértete, Descúbrete, Realízate y son, respectivamente, cuida tu cuerpo, cuida tus aficiones y creatividad, cuida tu mundo interior y tus relaciones, cuida tu proyecto vital/profesional y tu familia. Así, todas las personas que se acercan a El Recreo sin duda ya están cuidando uno o varios de esos aspectos de su vida, al tiempo que con toda seguridad podrán encontrar aquí algunas cosas que les gusten o que les falten para estar más completas y felices.

Nuestra oferta es variadísima. Es muy importante para nosotros que todo el mundo encuentre su sitio en El Recreo, casi seguro que habrá algo que te guste o quieras hacer para sentirte mejor. En El Recreo puedes desde coser, tejer, pintar o aprender a hacer fotos, hasta participar en un Grupo de Terapia y Crecimiento, asistir a un taller de Música Divertida, una clase de yoga para embarazadas o un curso para entrenar tu mente. Incluso puedes hacer sesiones individuales de terapia. Hay para todos los gustos y necesidades.

4. ¿Está siendo también una terapia para vosotros, los monitores?

No sabemos si una terapia pero sí está siendo un proceso muy enriquecedor. Lo que está claro es que nosotros sí somos más felices ahora porque, por supuesto, practicamos lo que promulgamos, es decir: nos movemos, divertimos, nos estamos descubriendo y, sin duda, nos hemos realizado creando con nuestras propias manos este proyecto en el que creemos y que nos entusiasma. Cultivar estos cuatro áreas de la vida podemos asegurar que funciona y además, nosotros tenemos la gran suerte de poder compartirlo con otros, ¿Qué más se puede pedir?

5. ¿Qué tiene de especial este proyecto en un momento social que no se caracteriza por la felicidad?

Nosotros planteamos la búsqueda de la felicidad avanzando hacia un estilo de vida más sencillo y tranquilo, más cercano, alegre y creativo, en contraposición con el desasosiego, la tristeza, la banalidad y la insatisfacción que se promueven desde diversas instancias sociales, y que se ha acentuado con la actual crisis pero que no es exclusiva de ella. En estos tiempos que vivimos nos sentimos unos privilegiados al poder ofrecer a nuestra ciudad un precioso espacio al que se viene a estar bien y vivir mejor. La mayoría de nuestros paisanos están cansados de que todo sea política y malestar, por lo que están encantados y la respuesta de la gente está siendo impresionante, estamos muy contentos.
6. ¿Tenéis más proyectos en mente?

La verdad es que proyectos tenemos muchísimos. Somos cuatro mentes muy inquietas. Queremos seguir creciendo y que El Recreo cada vez llegue a más personas y ofrezca cosas más interesantes, nuestras mentes no descansan nunca.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here